domingo, 20 de noviembre de 2016

"La isla del viento". Unamuno hoy.


   
   Por fin ha llegado a las salas esta película que estábamos esperando desde hace tiempo, una película necesaria. 
   Dirigida por Manuel Menchón, "La isla del viento" rescata la figura y el pensamiento de Unamuno, actualiza sus ideas ochenta años después de su muerte y nos recuerda el ejemplo del gran filósofo que utilizó sus escritos para cuestionar la monarquía primero y la dictadura después, lo que le acarreó el destierro en Fuerteventura. 
    El otro gran momento de la cinta es el famoso acto en que, como rector de la Universidad de Salamanca años más tarde, a pocos meses de iniciada la tragedia de la guerra "incivil", Unamuno se opuso valerosamente al grito brutal del General Millán Astray con su famoso "Venceréis, pero no convenceréis"
   Es una película para ver muy despacito, para recrearse en la luminosidad de Fuerteventura y en los claroscuros de los interiores; para estremecerse con la frialdad de aquella Salamanca del gélido comienzo de curso del 36. 
   Es un acicate para leer o releer a Unamuno y averiguar más sobre su biografía.
   Pero sobre todo es un estímulo para reflexionar sobre lo que nos rodea, para dejar de echar balones fuera como si no nos concernieran los abusos de los poderosos, de los grandes mercados extendiendo sus alas sobre los gobiernos y afectando a los derechos sociales,sin atender a otros valores que no sean el lucro. 
   Es una llamada a que no nos hundamos en la resignación, en el conformismo. 
   Y, siendo muchas cosas más, la película, en el personaje de Unamuno, nos alienta a los educadores para que tengamos fe en nuestro alumnado y para que no nos abandonemos a la frustración, para que silenciemos todos los cantos de sirenas que cacarean que los chicos y chicas de hoy no tienen interés por nada y no quieren aprender.
   ¡Gracias a Manuel Menchón, por esta película, pequeñita en financiación, grande en lo que persigue!
   Ya hace tiempo estuvo en el Instituto este querido director, presentándonos su primera película, "Malta radio". La admiramos entonces por su sensibilidad y por la arriesgada peripecia que supuso su rodaje. Nos estremece que ahora, años después, sea tan vigente su tratamiento del desamparo de refugiados en el Mediterráneo. 
   Recomendabilísimas ambas.

- Notas sobre Fuerteventura en "Las agonías insulares de Miguel de Unamuno", de Bruno Pérez Alemán.
- Carta manuscrita de Unamuno a su amigo y buen anfitrión en Fuerteventura, Ramón Castañeyra, publicada por la Biblioteca Nacional de España.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada